Members

was here...

domingo, 21 de octubre de 2012

me tengo que largar..

Yo bebía whisky y bailaba Sweet Jane. Tu me preguntaste con las pupilas mazo de abiertas "¿Qué es Rock&Roll?" mientras clavabas en mi oído tu lengua. 
Sólo buscabas para no soñar chica guapa y muy caliente, y yo me creía de esas princesas que necesitan tipos que coleccionar a los pies de su cama. 
Nos bebimos el mar que es sólo una miguita, y puse a tu nombre mi talón de Aquiles.

Nuestra vida era como un blues de Brownie Mcghee y ninguna película conseguía hacernos llorar. El invierno llegó primero a la avenida de la Estrella Polar y las dos vidas que hacen falta para convencerme pasaron rapidísimo en el colchón que reventó nuestros otoños.

Me sentía más cerca de los Beatles que de tus discos de Jazz cuando a tu lado perdía mi tiempo dos días triste, dos días pedo.
A veces pienso en aquella tarde cuando quise decir paz y salió guerra, y sigue ardiendo el colchón donde tu y yo empapamos nuestros flacos huesos secos tiritando el día que nos bebimos a morro.
El amor de verano que se había colado en mi habitación dejó de ser la estrella de los tejados y tuvo que empezar a dormir en la estación de tren. Te volviste una colilla entre mis dedos apagada, cada vez más solos y más pellejos.

Quería tenerlo tan claro como lo tenías tu y me bajaba al bar de la esquina porque seguro que ahí encontraba algo para cantar. Te decía llévame al baile: era obsesiva y un poco 666, y quería besarte algo que no te hubiese besado ya.
Fuimos como dos leones con los pelos de punta en aviones a punto de salir rumbo a La Latina porque no queríamos ser como los demás.
Nos crecían cuernos y rabo en vez de un par de alas blancas viendo los programas de prensa rosa y fumando un canuto, tus pecas de panecillo integral me jugaban malas pasadas cuando te quedabas con mi parte y yo me colgaba de tu voz.
Probé fortuna con héroes de barrio que todavía dudan si voy a volver, comprendí que nadie iba a entenderlo porque era una locura.
Decías que el universo era para ti un feo lugar para olvidarme y nuestro violento amor parecía un accidente.

La sonrisa que sigues buscando de repente en un bar todavía hoy recita cosas de Bécquer cuando se pone blanda después de un revolcón, si suena Chuck Berry en alguna piscina privada. Pregúntame si me paso el día rucu rucu disimulando las ganas que te tengo, y seré capaz de contarte algo que no te haya contado ya.
Hoy te has quedado pillado al verme aunque no me quieres ver ni en broma, pero sigo siendo la pequeña sonrisa de Amelie que te tenía cagado, y el día que no pueda más dejaré de ponerme los pitillos ajustados con los que juego a ser la Rock Star de la manada.

Yo ahora sólo busco que me tiemblen las piernas pero no quiero tambalearme; porque entre caminos, autopistas y semáforos en verde la vida se pasa buscando estaño para soldarnos.
Girando como una noria, cogiendo altura o dejando señales mientras vivo rápido para no pensar, porque se me ha ido la olla por completo.

No intentes seguir mi velocidad ni tampoco ir a ver si estoy, que vivo a tu lado sin estar contigo aunque seas un jugador sin autocontrol pero con estilo like a Rolling Stone, y no quede noche para más que un último baile.
Dejamos por escrito que no íbamos a abandonar, y tu habitación recibía un vis a vis quincenal.

La burbuja de champagne francés más bonita que ninguna a veces busca respuesta mirando al cielo aburrida, preguntándose si estará una noche de verano a las 4.26 colgada de cualquiera que le guste trasnochar; y probablemente la encuentres tirando de ese corazón, que suelta en una carcajada todo el aire para después respirar.
Dime dónde va a ser el fiestón y dónde estarás esta noche, cuántas grupis habrá haciendo maravillas para encontrar tu número y buscarte las cosquillas. Quiero creer que todavía te preguntas qué llevaré puesto hoy.
Mi corazón arde como el Windsor porque soy un poquito Satanás y La Cenicienta, y aunque no lo puedas decir me quieres a veces.

Una de tantas historias prohibidas no aptas para menores de edad. Hubo días largos, besos guarros y un naufragio con vicios caros, pero tu como quien oye llover.

Sólo es una aproximación pero sigues siendo mi rincón favorito de Madrid.



 





4 comentarios:

  1. omg i love these photos. the subjects are interesting

    xx

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como has juntado tantas frases de Pereza, el resultado es impresionante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchísimas gracias como siempre J. ;)

      Eliminar