Members

was here...

sábado, 23 de marzo de 2013

Sólo sabría decirlo así...

Eres la casualidad más bonita de todo el bar y tienes la excusa más absurda del mundo aunque no la necesites. 
A veces un pisotón bailando acaba con dos miradas enfrentadas y una promesa en voz baja. 
Y de repente sabes que esta noche no vas a dormir sólo. Que estar tan cerca hace que puedas percibir cómo se acelera el corazón si la música se vuelve lenta. Una casualidad que lleva a un contacto entre tu mano y mi nuca. 

No se que canción sonaba, en realidad no se si sonaba alguna canción. 
No recuerdo el nombre del bar ni porqué estaba ahí. 
No se si era jueves o viernes, o tal vez domingo. No se si había amanecido.
Sólo recuerdo que era una de esas noches en las que el invierno da los últimos coletazos. De esas en las que me siento pequeña e insignificante tropezando con los ojos por los que tanto había suplicado. Más que ante la inmensidad del cielo.
Y no se si es por el alcohol o porque a tu lado me creo un poco más valiente, pero tengo las ganas rebosando en la garganta y el corazón estallando en las pupilas

Tantas ganas como miedo.



ya no se qué besarte, que no te haya besado ya

viernes, 1 de marzo de 2013

Porque nunca llegaré a conocerle suficientemente bien.
Porque a veces admiro la vida que han compartido esos matrimonios de ancianitos que me encuentro agarrados de la mano en la parada del bus.
Porque nadie es dueño de las respuestas que buscan mis preguntas, porque pregunto cosas cuando ya se la respuesta.
Porque la sabiduría, a veces, la encuentro en los lugares más extraños.
Porque no me gusta ser un número de DNI para mis profesores de Universidad, pero mucho menos me gusta ser un número de cuenta.
Porque seguro que le queda todavía mejor el pijama que los vaqueros.
Porque creo que merece la pena pertenecer a algo grande, aunque sea pequeña.
Porque odio pasarme la noche del domingo dando vueltas en la cama.
Porque tengo la manía de retroceder, y no siempre es para coger impulso y avanzar.
Porque no puedo negar que la última vez que nos cruzamos me quemaba por dentro.
Porque no puedo seguir sin esperanza, porque no podrá esperar eternamente.  
Porque prefiero ser yo quien mete las mentiras a que me toque asentir cuando ya se la verdad.
Porque prefería a Pereza cuando tocaban en bares pequeños.
Porque aunque una pelota redonda se maneja mejor que una ovalada, a mí siempre me han gustado las causas perdidas.
Porque el chocolate calentito para curarte las heridas lo tomas con un amigo y no con un frío e-mail.
Porque no me gusta que me hablen como si el mundo se fuese a acabar cuando el 21 de diciembre ha pasado ya.
Porque por muy buena que fuese "Sonrisas y lágrimas", a mí no me gustó, pero me temblaron las piernas con "El pianista".
Porque prefiero las acústicas a los sintetizadores y las voces rotas a las de los triunfitos, por mucho que vendan.
Porque anoche perdí una batalla, pero la guerra aún no ha terminado.
Porque en el fondo soy una cría y me gustan los anuncios de la vuelta al cole.
Porque prefiero a Juanma López que a Maldini.
Porque el 13 es un número mágico y este año quiero demostrar porqué.
Porque si le recordaba vestido de jueves y grabado en mi cabeza con una cerveza en la mano creía que le haría inmortal.
Porque a veces me gusta estar sola ante el peligro.
Porque a veces necesito un poco de norte, aunque no lo reconozca.
Porque quiero recuperar mi instinto asesino.
Porque alguien tiene que encontrar mi punto débil algún día.
Porque tiene que salir cada noche a matar y yo morir si me mira.
Porque tengo que devolverle a mamá todos los ánimos que siempre me da.
Porque las noches de los sábados en el sofá de carpanta ya no son lo mismo.
Porque veo poesía en las manos del chico de la biblioteca.
Porque nunca compraré una enciclopedia, ni entraré en una secta.
Porque prefiero al equipo revelación que al campeón de liga.

Porque aunque lo barato a veces sale caro, lo caro sólo puede salir más caro, y porque volviendo a "Sola ante el peligro"; hace falta una buena razón para estar en esta barra de bar (y la tenía tan cerca, que no era capaz de verla, hasta ahora).
                             

Porque me gusta cambiar el mundo, hablar de más, enredar un poco