Members

was here...

lunes, 11 de febrero de 2013

Diciembres en Febrero

9 de Febrero pero una noche propia de Diciembre.
Quizá era por eso, porque Diciembre invadía todos y cada uno de los rincones de esa ciudad y la piel se nos puso de gallina desde que el primer Re salió de su guitarra.

Humo y luces, camiseta negra y el viejo look de cuero y camperas para anunciar "hoy no voy a ser quien quieres". Nunca nadie había llenado la sala como lo hacía él; nos llenaba a nosotras y a pesar de mirarle con lupa, seguíamos viéndole brillar. El nudo en la garganta del final de canción y las emociones salvajes en los Penaltis me hacían pensar que era el aliento lo único que cabía entre nosotros dos.
Luego nos llevó al Éxtasis y yo prometí no volver a enredar cuando subía la fiebre y el descosido de sus vaqueros. No se muy bien como explicar lo que se siente convertidos en Animales meneando el cuerpo el día entero, bailando hasta que salga el sol.

"Todo esto es cierto, y lo voy a disfrutar" silbaba en mi cabeza, y tarareaba Gloria a mi lado como un Superviviente al que nunca le salen Las Cuentas.
Cayendo como plumas, quemando las alturas, calándonos hondo. El tiempo de autodestrucción trajo Miedo, y invitaba a meter de lleno a las promesas y las dudas en el mismo trago Aunque sea un rato.
Se comía el escenario, estaba a mi lado sin estar conmigo, nos temblaban las piernas por eso de soy como tu estás soy como te sientas, mientras disparaba al corazón con premeditación, alevosía y más pena que gloria.
Me cantaba El caso de la rubia platino y movía el culo con un swing que derretía el hielo de las copas. Anoche fuimos de esas que nadie recomienda, un poco Amelie, saliendo en el Telediario. Creo que esto ni siquiera es una Aproximación a lo que ha sido estar en la misma sala que Lei, pero lo hago tiritando porque corre un amor prieto y dulce Por mi tripa.

El tiempo nos juntó para luego separarnos pero nosotras nos pegamos a él como buenas SUPERHERMANAS, siempre con ganas de dejar por escrito que no vamos a abandonar porque aunque la vida de grupi sea dura tiene su encanto.

Dos quedaban después del Vis a Vis, dos oportunidades de decir "hey te espero fuera" y una de borrarme la señal de sus colmillos. Lo más Rock&Roll de por aquí ponía a la peña de pie en la última canción y la más bonita que ninguna, estaba a mi lado y me daba la mano para gritar que los gatos como yo andábamos colgados de su voz y de sus pitillos ajustados.