Members

was here...

martes, 5 de junio de 2012

siempre sin frenos, como Margot.

Aparecieron un día de septiembre en tu vida y a partir de ese momento, fuiste todos los antónimos de la palabra cordura. De Bilbao a Valencia. De Santander a Madrid, o del Soraya a Carpanta. Lo mismo me da, que me da lo mismo. Sin parada para coger aire. Juntas pero no revueltas, no existen dudas, ni descuidos, ni quinceañeras enamoradas viviendo como kamikaces como solíamos decir. Siempre las últimas en abandonar la fiesta. Con una mirada te hipnotizan, con dos te enamoran. Si hay que estar, están siempre. Ni te fallan ni te faltan. Con ellas tienes más de un millón de historias buscando los lugares de los que hablan las canciones, bebiendo la ciudad de un trago y sin respirar. Y las noches se hicieron inolvidables al lado de amores efímeros y besos letales. Y las lágrimas desaparecieron cuando aparecieron ellas. La mejor compañía para planear el asalto al mundo en los cafés del Portal, para perderse en la Gran Vía, para amanecer charlando con cara de locas, para romper caderas bailando en las noches de verano. Para hacer guardia en la puerta del Merlín hasta que los amores imposibles salen a echar un piti. Y guiñan un ojo en la distancia. Como superhermanas que bailan en las tarimas del geo. Comiéndose la ciudad con su sonrisa a cada paso. Como si mañana no existiera y hoy fuera a durar para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario