Members

was here...

viernes, 11 de noviembre de 2011

Segunda estrella a la derecha...

La olvidada Campanilla. A muy pocos os importaban los sentimientos de Campanilla.
Todos los niños queríais que Peter se fuese con Wendy, la pánfila chica que le cosió su  
sombra a los pies, sí, esa que decidió hacerse mayor y dejarle...
Oh, qué gran persona ¿no? Y una mierda. Ella se fue a la primera de cambio. 
El verdadero amor era el de Campanilla, que aguantó cielo y tierra por Peter, que cada 
paso, cada respiración la daba por él. Ella es la que arriesgó su vida por aquel imbécil de pelo naranja y con un sombrero un tanto ridículo, y todo.. ¿Para qué? 

Para que él la utilizara, para que él sólo se fijara en la bonita niña de rizos indefinidos y un 
beso en la apertura derecha.

Sin duda alguna, Peter Pan es uno de los cuentos más sinceros respecto al amor. Nada de 
zapatos de cristal que no se rompen, nada de besos que quitan maldiciones, ni castillos 
protegidos por dragones. 
Nada de príncipes azules que van a la torre mas alta a rescatar a las princesas. Bah, ignorantes fuimos de creer un día en eso. 


1 comentario:

  1. ¡Qué razón tienes! Las películas de Disney siempre han hecho creer que el príncipe azul aparece así de golpe, que todo es muy bonito y que el amor es perfecto, bla bla bla.

    Te sigo, nos leemos :)

    ResponderEliminar